Randy Gage - Historias de Exito

La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días....Benjamin Franklin 



Desde hace más de 20 años, Randy Gage ha estado ayudando a las personas a transformar creencias auto-limitantes en auto-cumplidas para alcanzar sus sueños.
   

Randy Gage ha sido llamado "el Mesías Millonario", porque él cree que estamos destinados a ser ricos, y es un pecado ser pobres! A través de sus talleres de prosperidad, libros y CDs, viaja por el mundo enseñando que la salud, la felicidad y la riqueza son posibles para todos los que lo deseen. Randy revela cómo aprovechar el poder del pensamiento y la intención de manifestar el éxito en todas las áreas de tu vida.

Randy un estudiante de secundaria  se levantó de ser un  lavaplatos en un restaurante para convertirse en un multimillonario. Este viaje asombroso es la base de los principios que enseña a las personas para su propia prosperidad. Hoy en día es reconocido como uno de los expertos más prominentes del mundo en el campo de la prosperidad. Randy tiene miles de testimonios de éxito de personas en todas partes.


Randy cuenta:

Vivía con dinero prestado de mis amigos y comía fideos con queso que compraba en el supermercado de descuentos y costaban 1 dólar las 4 cajas.

Alguien me recomendó el libro "Las leyes dinámicas de la prosperidad" de Catherine Ponder y cómo me ayudaría a salir de esa desesperante situación. Pero costaba 12 dólares y a mi sólo me quedaban 20.
Tenía que elegir entre comer 23 días más o comprar el libro y comer sólo 8 días. Así que decidí que si iba a morir de hambre, que sea rápido ... y compre el libro.

El libro explicaba que una de las leyes de la abundancia era dar el 10% de lo que tenías. Entonces tomé un dolar de los 8 que me quedaban y los dí en la iglesia.

Al otro día recibo un cheque de la compañía electrica y junto con él una carta explicando que como era tan buen cliente, revisando los archivos decidieron que ya no necesitaban el depósito de garantía que había realizado cuando di el alta y me lo devolvían .....?!

Fue entonces que empecé a creer eso de dar el diezmo. En lugar de tener miedo de diezmar, empecé a tener miedo de NO diezmar.

Tan rápidamente como pude di el diezmo de ese cheque.

Y ... sucedió otra vez. Días después apareció un amigo que no veía hace mucho tiempo y que me debía U$S 200 (los cuales yo consideraba perdidos ambos, el dinero y mi amigo).
Me pagó lo que me debía y volvía diezmar sobre eso.

Desde entonces no he parado de hacerlo con alrgría y agradecimiento.
nunca sabes cómo te va a volver ese dinero, puede ser una sanación, un regalo, un ascenso, etc.
Todos esos años sin dar el diezmo, como 30 años, tuve problemas de todo tipo, se rompía el auto, me enfermaba, contraía deudas, perdía dinero, etc.